Deseo cumplido 2692

Mario no se imaginaba que El Rubius llamaría a la puerta de su casa y estaría jugando con él unas partidas. Se lo pasaron genial y le hizo unos regalos muy especiales.