Deseo cumplido 2917

Marcos no había pasado una buena noche, pero no sabía que iba pasar una mañana que jamás olvidaría. Cuando vio aparecer en el salón de su casa a su ídolo Nach, no podía articular palabra.