¡El gran tesoro de Enrique!

A sus seis añitos Enrique está cansado de estar en el hospi, quiere irse Málaga para jugar con su hermano y ver al pequeñín de la familia, pero aún así nunca pierde la sonrisa... Así que nuestra varita decidió darle una sorpresa.

Si algo le gusta es hacer construcciones ¡no se cansa de montar pieza sobre pieza! Estaba en su habitación del hospi cuando el móvil de su mamá empezó a sonar. ¡Era una videollamada era para Enrique!
¡¡¡Pero si era Batman!!! Enrique estaba alucinado, no se lo podía creer. Siguiendo las indicaciones de su superhéroes favorito, Enrique agitó la varita mágica que le había enviado para que pidiera un deseo. Cerró los ojos y al abrirlos tuvo que seguir unas pistas hasta que llegó al tesoro final... ¡Ahí estaba el Lego del Castillo de Harry Potter! Ahora sí que podrá pasar buenos ratos construyendo, como tanto le gusta. 

Muchísimas gracias a Fundación Cajasol por ayudarnos a hacer posible el #deseocumplido de Enrique y a Asociación SuperHeroes Un Niño una Sonrisa, en especial a nuestro Batman-Sergio.

#juntoscumplimosdeseos