.

.

Anabel no se podía creer que el paquete que le entregamos tuviera el cómic que tanto tiempo llevaba buscando.
Judith salió el domingo con sus padres en el coche como muchos domingos, lo que no esperaba era encontrar a tantos animales y poder ver a las cabras que tantas ganas tenía...
Sorprendimos a Rubí en su habitación y apretó muy fuerte su varita deseando una cocinita de su tamaño, y cuando la llevamos al salón ¡ahí estaba!
Jonathan no se podía creer que iba a hacer realidad su sueño de ser un gran pianista.
Cristina juega a baloncesto y admira a todos los jugadores del Barça. Cristina tenía un montón de preguntas para Navarro, entre ellas… cuál era su sueño de pequeño.
Anás pudo disfrutar de una tarde muy emocionante junto a sus jugadores favoritos, los del equipo del Barça de Básquet.

Páginas